por

Sarah

2019/06/09

  • compartir
  • pin
  • email
Vista frontal del sofá Ektorp de IKEA

7 formas de restaurar y renovar tu viejo sofá

Después de años de brindarte el mejor apoyo a través de noches de cine y tardes de siestas, quizás tu sofá tenga un aspecto un poco anticuado o cansado, ¡tal vez sea el momento de restaurar tu viejo sofá! No te preocupes, si tu gato ha usado el reposabrazos como su zona de rasguños o los cojines ya no tienen la comodidad que solían tener, estamos aquí para ayudarte.

Afortunadamente, hemos investigado y probado todas las formas de darle una segunda oportunidad a tu sofá.

1. Devuelve comfort, blandura y estructura a tu sofá

Es completamente normal que los cojines y sus rellenos empiecen a ceder un poco después de usarlos. Por suerte, arreglarlo es bastante simple.

El marco y estructura de tu sofá también puede desgastarse y hacer que el sofá se hunda un poco. Pero hay una solución fácil, todo lo que necesitas hacer es quitar los cojines de asiento, cortar y colocar un pedazo de madera contrachapada resistente para que se ajuste al área. La madera contrachapada actúa como apoyo para los cojines, por lo que no cederá y tu sofá volverá a sentirse tan cómodo como al prinicipio.

Sillón Ektorp De Madera Contrachapada
Añadir una pieza de contrachapado a la base del asiento funciona como amortiguador para el cojín del asiento.

En cuanto a los cojines desgastados y que hacen que te hundas en ellos al sentarte de manera incómoda, estos tienen una solución fácil. Agregar fibra de poliéster o esteras acolchadas en su interior ayudará a compensar las partes más desgastadas o caídas del asiento de tu sofá. Si tus cojines están hechos con inserciones de espuma, es posible que se hayan descomprimido con el tiempo. Para ello hemos creado una lista en donde puedes obtener relleno de cojines hechos a medida online.

2. Tiñe tus fundas de sofá

Estás cansado o cansada de esa aburrida funda blanca y necesitas un pequeño cambio de color en tu espacio vital. Si no tienes el dinero pero tienes el tiempo y la determinación, teñir la funda de tu sofá es una excelente alternativa para restaurar tu viejo sillón.

Todo lo que necesitas es una funda o cubierta blanca lisa, una bañera, un poco de tinte, tiempo y espacio. Después de mucho investigar, hemos llegado a la conclusión que los mejores resultados para cambiar el color de tu sofá se obtienen tiñendo a mano tus fundas

Es muy importante teñir todas las fundas a la misma vez, ya que al usar el mismo tinte pero de diferentes frascos se pueden obtener colores diferentes. Teñir tu sofá a mano puede ser extremadamente agotador, pero los resultados valen la pena.

¡Que no te asuste experimentar con el color!

3.Cambiar / Hacer una nueva funda de sofá a medida

Por supuesto, si no tienes tiempo o paciencia para teñir tus fundas de sofá, te recomendamos que nos dejes ayudarte haciendo un juego de fundas personalizadas para tu sofá. No importa si necesitas una funda de sofá IKEA, una funda cubre sofás para tu sofá Pottery Barn o una funda de sofá completamente personalizada. ¡Podemos hacerlo por ti! Solo envíanos algunas fotos de tu sofá.

Con más de 50 tipos de telas diferentes, estamos seguros de que podrás encontrar el color perfecto y en un estilo único para ti, ya que hacemos personalizaciones especiales para customizar realmente tu funda cubre sofá y darle a su sillón o sofá una nueva vida! ¡Pida muestras de tela aquí para ver las opciones que tenemos disponibles!

El Chaise Longue IKEA Soderhamn con fundas de lino Luna de Comfort Works.

4. Cambiar las patas de tu sofá

Personalmente, una de mis formas favoritas de renovar el aspecto de un sofá o sillón es cambiar sus patas. Cambiar el aspecto de tu sofá con pequeños detalles es signo de gran personalidad, como por ejemplo, agregar cojines o una manta. ¡No toma mucho tiempo y no tiene por qué costar mucho!

Si las patas de su sofá se atornillan con una unión perno M8, nuestras patas de sofá de madera de sustitución encajarán a la perfección.

Hemos cambiado las patas de este sofá IKEA Karlstad por nuestras patas de sofá de madera Bailey en color madera cerezo.

5. Restaura y renueva el aspecto de tu viejo sofá tapizándolo

Es difícil encontrar muebles de alta calidad en estos días y, honestamente, siempre es una pena tener que deshacerse de una pieza hermosa. Aunque la tapicería es la opción más cara de toda esta lista, también es la solución perfecta si tienes un diseño de sofá complicado y con muchos detalles (como los sofás Chesterfield o Parker Knoll).

Tapizar tu sofá localmente ayudará a renovar su aspecto y devolverle su antigua gloria. El proceso puede ser un poco largo, pero el resultado puede ser el que mejor quede.

El sofá IKEA Tidafors que se muestra a continuación es un ejemplo de un sofá que sería mejor volver a tapizar debido a los cojines unidos a los reposabrazos. Sin embargo, con algunos ajustes, los sofás Tidafors pueden adaptarse para que sean compatibles con unas funda cubre sofás a medida.

El sofá IKEA Tidafors

6. Arreglar una rasgadura o corte en tu sofá

¿Las llaves de tu coche accidentalmente hicieron un pequeño rasguño en tu sofá? No te preocupes, tenemos la solución, solo necesitarás 3 simples herramientas que puedes encontrar en cualquier tienda de costura o ferretería local:

  • Sellador de costuras
  • Aguja curva
  • Hilo de nylon

Asegúrate de entender y comprender bien el desgarro en tu sofá: cuán profundo es, cómo está deshilachado, etc. Una vez que hayas entendido esto bien, coloca un poco de sellador de costuras en los bordes. Este sellador evitará que la tela se deshilache y pueda rasgarse más.

Después de eso, necesitarás doblar los bordes del desgarro y asegurarlo con alfileres. Doblar los bordes deshilachados evitará la posibilidad de coser a lo largo de las partes deshilachadas de tu sofá, lo que puede ocasionar más daños.

Una vez que hayas asegurado los bordes, solo necesitas tomar tu aguja curva y un hilo de nylon fuerte; y empezar a coser con puntadas fuertes y apretadas a lo largo del rasgón.

¡Voilá! ¡Como nuevo!

Haz las puntadas pequeñas y apretadas para asegurarse de que el rasguño o corte se arregla de forma segura (Fuente de la foto: Pinterest).

7. Eliminar olores no deseados de tu sofá

Los olores cotidianos pueden terminar pegándose a tu sofá después de un tiempo, ¡pero todo tiene solución! Para deshacerse de los olores no deseados en los sofás de piel, la forma más fácil de hacerles frente es con una mezcla a partes iguales de agua y limón.

limones cortados
Cuando la vida te da limones, ¡puedes eliminar malos olores!

El zumo de limón ayuda a deshacerse de los malos olores y dejará tu sofá con un aroma fresco. Es importante tener en cuenta que esta mezcla tiene propiedades blanqueadoras, así que asegúrate de enjuagar la mezcla con un paño húmedo tras aplicarlo y nunca utilizarla sobre tela.

Para sofás de tela, puedes rociar el sofá con bicarbonato de sodio y dejarlo reposar durante unas horas antes de aspirar los restos con una aspiradora. El bicarbonato de sodio funciona como un maravilloso neutralizador de olores y puede combatir casi cualquier aroma indeseado. Por otro lado, si tu sofá cuenta con una funda cubre sofá, simplemente tienes que meterla en la lavadora cuando sea necesario. ¡Más fácil imposible!

Dato curioso: ¿sabías que el bicarbonato de sodio elimina el 90% de los pesticidas, es decir, es la mejor solución para limpiar las verduras y frutas?

Y ahí están, nuestras 7 formas de restaurar y renovar tu viejo sofá, ¡espero que haya sido de ayuda! 🙂