por

Chuck

2019/08/19

  • compartir
  • pin
  • email
Image Credit: https://www.tlhindia.in/blog/cleaning-solutions-for-sofa-couch/

¿Cómo limpias exactamente un sofá lleno de pelos de mascotas, desorden de niños, palomitas de maíz, vino tinto, jugos, pipí, y todo lo demás que se derrama en todo el sofá?

Si bien todo puede parecer desolador y desagradable, tú sofá desgastado puede ser rejuvenecido fácilmente.

Consejo #1: Limpia en seco antes de limpiar en húmedo

NUNCA mojes un sofá de tela con agua y jabón y, si bien esto puede parecer de sentido común, definitivamente habrá quienes se equivoquen en el orden de la limpieza.

Una vez que la suciedad y el pelo de las mascotas se humedecen, será mucho más difícil eliminarlas del sofá. Sin mencionar que llevaría mucho más tiempo tener que esperar a que se sequen.

Consejo #2: Aspiradora

Eliminar la mayor parte del polvo, suciedad, migas… es decir: todas las partículas secas, contribuirá de manera significativa en facilitar el proceso de rejuvenecimiento.

Recuerda quitar todos los cojines sueltos y pasar la aspiradora a fondo, utilizando el accesorio de cepillo diseñado para pequeñas ranuras. Asegúrate de que cada rincón y ranura esté lo más limpio posible.

Una vez realizado esto, podemos comenzar con la limpieza profunda del sofá.

Consejo #3: Consulta las instrucciones de limpieza de la tapicería

Por lo general podemos encontrar instrucciones especiales de lavado en el sofá. Esto se basa en la tela utilizada, por lo que se deberá limpiar en acuerdo.

Algunas telas son tratadas y, por lo tanto, no pueden limpiarse con agua o solo pueden limpiarse con limpiadores especializados a base de solventes, mientras que otras sencillamente pueden indicar: sólo aspiradora.

Al igual que las instrucciones de limpieza de prendas, se debería seguir para no anular la garantía (si todavía la hay) y, lo más importante, no arruinar el sofá.

Consejo # 4: Prueba en áreas ocultas

Quizás no hay instrucciones, o simplemente deseas ser muy prudente sobre la limpieza de tu sofá.

Para estar completamente seguro, SIEMPRE prueba primero limpiando un área poco visible de tu sofá que nadie notaría, especialmente si usas limpiadores caseros. Si notas alguna alteración de color, es recomendable elegir un método completamente diferente.

Consejo # 5: Ten cuidado con el agua

Ya que necesitamos agua para limpiar nuestro sofá, debemos asegurarnos de acuerdo con el consejo # 4 que el agua no manchará tú sofá.

Idealmente, trabajar con menos líquidos reduce la posibilidad de crear manchas indeseadas. Algunas personas usarían bicarbonato de sodio y una aspiradora para reducirlas, pero nuevamente te recomendamos que pruebes primero en un área oculta.

Consejo # 6: Usa paños suaves

Crédito de la Imagen: Blog.bedbathandbeyond.com

Los paños de microfibra suelen ser los mejores para limpiar tu sofá, solo asegúrate que no destiñan. Algunos paños nuevos pueden despintarse sobre tu sofá, por lo que puedes remojarlos en agua y jabón durante la noche para ver si derraman tinte en el agua.

Otro truco que te enseñaremos es siempre “masajear” y secar las manchas suavemente. NUNCA frotes con fuerza ya que esto puede dañar las fibras de la tela, así como también manchar/ extender la suciedad por todo el sofá.

Consejo # 7: El poder del bicarbonato de sodio

Primero que nada, cuanto más rápido sean tratadas las manchas, mejor. Las manchas dejadas por más tiempo son las más difíciles de eliminar. En cuyo caso, tendremos que sacar la artillería pesada.

Todas las casas deberían tener bicarbonato de sodio y el primer paso sería esparcirlo libremente sobre las manchas. Extiende uniformemente con las puntas de los dedos, pero no lo frotes sobre la tela.

Deja reposar durante 20-30 minutos. Según el consejo # 1, esta táctica seca con bicarbonato de sodio se debe aplicar a un sofá antes de aplicar limpiadores.

Aspira al sofá por completo para eliminar todo el bicarbonato de sodio. El siguiente paso te dejará boquiabierto: algunas personas usarían vinagre o jugo de limón (ácidos débiles) que reaccionan con el bicarbonato de sodio. Si bien no soy químico, sé con certeza que eliminó la mancha de curry de mi alfombra.

Solo recuerda el consejo # 4.

Consejo # 8: Cuidando cueros y pieles

Siendo justos, la mayoría de las manchas en la fase inicial pueden eliminarse solo con agua tibia. El bicarbonato de sodio, vinagre o jugo de limón también funcionan.

El cuero (dependiendo de si es auténtico o sintético) tiene muchas soluciones, por lo que es crucial saber qué tipo de sofá de cuero tienes en primer lugar. Según el consejo # 2, recuerda aspirar primero antes de proceder con soluciones húmedas.

El cuero sintético suele ser mucho más fácil, ya que tiene un revestimiento poliuretano, lo que significa que un paño ligeramente húmedo es todo lo que se necesita para limpiarlo. Con el cuero auténtico, por otro lado, no es muy diferente: se puede usar partes iguales de agua y jabón con un paño de microfibra, pero una vez más, asegúrate de que este solo húmedo y no mojado.

La parte más crucial es asegurarte de que quede nada de jabón en el sofá de cuero, y que el sofá se seque lo más rápido posible.

Consejo # 9: Secado

Cuanto más natural, mejor: Puedes usar un ventilador de escritorio o de pie para secar ciertas áreas afectadas. Nunca uses un secador de pelo o cualquier forma de calentador eléctrico. Muchas telas contienen fibras sintéticas, por lo que no querrás dañarlas con calor concentrado.

La ventilación natural o el secado al aire con la ayuda de un ventilador es la mejor manera de secar el sofá.

En general, el consejo que te daremos es: ¡nunca te rindas! Algunos sofás han sufrido serios abusos con el tiempo, por lo que eliminar las manchas puede llevar algunos intentos. Quejarse sobre las manchas de vino o grasa no ayudará. En estos casos, enfocarte y persistir produce mejores resultados.

¿Limpiar un sofá tapizado es demasiada molestia? Quizás quieras considerar tener una funda antideslizante fácil de quitar, fácil de limpiar y hecha a medida.